Select Page

Confesión de un pecador y su puerta plegable

by | May 6, 2024 | Forgiveness, Salvation, Sin, Weakness

Me doy cuenta de que nunca nos hemos conocido y probablemente nunca lo haremos en este lado del cielo, pero siento la necesidad de ser abiertamente transparente con ustedes. Así que aquí va. El hecho de que escriba devocionales sobre la fe en Jesucristo no significa que tenga todos mis asuntos espirituales en una apretada fila. La verdad es que hay días en los que siento que Dios debería simplemente lavarse las manos y entregarme mi nota rosa a través de la sucursal celestial de FedEx. Ahora que he sido sincero, rezo para que no pienses menos en mí y sigas leyendo.

Me consuela saber que no estoy solo en mis transgresiones, que aunque a veces fallo miserablemente en mi caminar con Dios, la humanidad ha estado sumida en el pecado desde el primer día. ¿Cómo sé esto?

“Porque todos hemos pecado; Todos no alcanzamos el glorioso estándar de Dios”. (Romanos 3:23 NTV)

El otro día, por ejemplo, estaba intentando volver a montar un plegable de madera en mi sótano. Esta puerta es vieja y destartalada, pero funciona. El problema es que cuando reinstalé algunas alfombras, la puerta ya no se abría completamente después de que la volví a colocar laboriosamente en su lugar. Sí, mi presión arterial estaba aumentando en ese momento. Se abrió la puerta. Ajusté el riel y los herrajes arriba y abajo y luego intenté volver a fijar la puerta en su riel superior.

Fue entonces cuando la puerta se abrió en la parte superior. ¡GRIETA! Cuando miré hacia arriba, el marco superior se había partido y varios listones de madera horizontales se habían deslizado. Frustrado y sin ánimos para la batalla, logré retirar la puerta y dejarla en el suelo. Pasé una hora intentando volver a colocar las lamas en su lugar y volver a pegar el marco.

¿Qué tiene de malo eso, te preguntarás? Bueno, en mi prisa y creciente furia por una puerta plegable con mente propia, mi ira hirvió y mi lengua desató una serie de palabrotas de las que no estaba de ninguna manera orgulloso. Mira, te dije que era un pecador.

“Y así, de una misma boca brotan bendiciones y maldiciones”. (Santiago 3:10 NTV)

Dejé lo que estaba haciendo e inmediatamente pedí perdón a Dios. He sido cristiano toda mi vida y, sin embargo, todavía soy propenso a arruinarlo. Nada ama más al diablo que cuando nos equivocamos o cuando nuestra fe falla, o nos enojamos cuando las oraciones no reciben respuesta a tiempo. Pero, ¿sabías que la salvación todavía es posible a pesar de las consecuencias de nuestro pecado, que Dios no solo perdona rápidamente, sino que también olvida?

“Él ha quitado de nosotros nuestros pecados tan lejos como está el oriente del occidente”. (Salmos 103:12 NTV)

Afortunadamente, Jesús es amoroso y lento para la ira, y todos ganamos cuando nos equivocamos. Es inmensamente reconfortante saber que la mancha de mi pecado es redimida por la sangre de Jesús mientras continúo mi búsqueda para convertirme en una mejor persona y vivir la vida que Dios ha planeado para mí. Al igual que la muerte y los impuestos, el pecado es una garantía absoluta en nuestras vidas, pero afortunadamente también lo son estos dos gloriosos versículos de la Biblia…

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Jesús nuestro Señor”. (Romanos 6:23 NTV)

“Rezo para que Dios, fuente de esperanza, los llene completamente de alegría y paz porque confían en él. Entonces rebosarán de esperanza confiada mediante el poder del Espíritu Santo”. (Romanos 15:13 NTV)

Mi puerta plegable todavía es una espina clavada en mi carne mientras escribo estas palabras, pero es reconfortante saber que a pesar de la cantidad de veces que ladramos al árbol equivocado en nuestro camino de fe, la esperanza de un mañana mejor es la verdad inquebrantable de Dios. para ti y para mi.

¡Todo lo que tenemos que hacer es confiar en Jesús y dejar que Él haga el resto!

Paul Smith


Traducido por Pascal Lambert

Categories

Recent Posts

Archives