Select Page

Entendiendo nuestro dolor

by | Apr 10, 2024 | Death, Español, God's Love, Grief, Spanish Devotionals

”Y le seguía una grande multitud de pueblo, y de mujeres, las cuales le lloraban y lamentaban. Mas Jesús, vuelto á ellas, les dice: Hijas de Jerusalem, no me lloréis á mí, mas llorad por vosotras mismas, y por vuestros hijos. Porque he aquí vendrán días en que dirán: Bienaventuradas las estériles, y los vientres que no engendraron, y los pechos que no criaron.”

(Luke 23:27-29 Reina Valera)

Las palabras de Jesús son notablemente gráficas: “Dirán: ‘¡Bienaventuradas las estériles y los vientres que nunca dieron a luz y los pechos que nunca amamantaron!'”. Pasé años sin poder tener hijos, y este no es el tipo de lenguaje que uso. Estoy acostumbrado a escuchar en público; de hecho, la mayoría de la gente no menciona el tema en absoluto. Si es necesario, normalmente lo suavizan diciendo algo como “personas que no tuvieron la suerte de tener hijos”. ¿Por qué, entonces, encontré tan reconfortante la franqueza de Jesús?

Creo que es porque Él entendió muy claramente el dolor y estuvo dispuesto a nombrarlo: mi dolor, el dolor de cualquiera que esté pasando por este dolor en particular, o cualquier dolor, en realidad. Jesús no es un bocazas.

Piense en sus propias pérdidas. ¿Has notado cómo la gente deja de mencionar el nombre del familiar que perdiste? ¿Cómo censuran su conversación sobre su enfermedad grave, su pérdida de empleo o su divorcio? Quieren ahorrarte el dolor: “No quiero recordárselo”, dicen. Pero no lo has olvidado ni por un momento. Incluso puede estar desesperado por tener la oportunidad de hablar sobre el dolor que nunca abandona su mente: dejar de llevar esa carga solo, en silencio.

Me consuela saber que Dios comprende todos mis dolores de manera tan clara e íntima, y ver que está dispuesto a hablar de ellos. Él no nos dirá a mí ni a ti: “Deja de obsesionarte tanto con esto”. Él te invita a venir a Él, a apoyarte en Él, a hablarle todo lo que quieras sobre tus cargas y dolores, tan a menudo como quieras y tan gráficamente. Incluso si nadie más estará ahí para ti, Jesús lo estará. Él no se desanima por tu sufrimiento. ¿Cómo podría serlo, cuando la propia Biblia lo llama “Varón de dolores, experimentado en quebranto”? (Isaías 53:3b)

Jesús entró en nuestro dolor cuando se hizo hombre por nosotros, para sufrir, morir y resucitar. Él no es un dios distante en la cima de una montaña en algún lugar; está aquí, en las trincheras con nosotros. Y si Él está con nosotros ahora, estaremos con Él cuando llegue el último día y Dios sane toda la creación y todos los dolores, cuando “enjugará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni habrá más muerte”. ya no habrá luto, ni llanto, ni dolor, porque las cosas primeras han pasado” (Apocalipsis 21:4 NVI).

Oración: Querido Señor, gracias por compartir nuestro dolor. Ayúdame mientras lo aguanto, hasta que llegue el día en que me lo quites para siempre. Amén.

Este Devocional Diario fue escrito por la Dra. Kari Vo.
Publicado originalmente en The Lutheran Hour el 17 de noviembre de 2022
Usado con permiso de la Liga Internacional Luterana Laica, todos los derechos reservados

Preguntas de reflexión:
1. ¿Alguna vez has estado desesperado por hablar con alguien sobre tu dolor?
2. ¿Por qué crees que a la gente le cuesta tanto escuchar?
3. ¿Cómo te ha ayudado el cuidado y la atención de Dios en un momento difícil?

Traducido por Pascal Lambert

Categories

Recent Posts

Archives